LIBRO: «Las auroras de sangre», William Ospina

Sí, volvemos con William Ospina. Hace ya un par de meses terminé de leer este excelente ensayo del escritor y poeta colombiano y debía haberlo reseñado nada más cerrar su última página, pero con ciertos libros (y autores) me sucede algo extraño. Prefiero esperar a que llegue el momento para sentarme a escribir, a obligarme a hacerlo con el fin de garantizar un ritmo de publicación en este blog. Esto me pasa sólo con algunos libros y creo que tiene su razón de ser en el respeto que siento por la obra leída o por el autor.

Creo que ha llegado el momento de hablar de Las auroras de sangre.

En esta reseña no voy a poder introducir citas como en la reseña anterior. El motivo es que ya no tengo el libro en mi estantería. Lo compré, como explico en el post anterior, junto a otros dos libros de Ospina, a saber: ¿Dónde está la franja amarilla? y En busca de Bolívar, pero en seguida pensé que debía ser un buen regalo para un gran amigo mío y lector insaciable.

Las auroras de sangre es un exquisito ensayo sobre la vida de Juan de Castellanos y su obra Elegías de barones ilustres de Indias. Con su prosa simple pero delicada y eficaz el autor hace una especie de visita guiada de este gigantesco poema de 113 609 versos escrito en 1589 y tradicionalmente despreciado tanto por críticos literarios como por historiadores. Pues las Elegías de barones ilustres de Indias es una obra compleja y ambiciosa que participa tanto de la crónica histórica —cuando relata el proceso de la conquista de América por parte de los españoles—, como de la tradición lírica con sus numerosos pasajes de alto contenido poético y estético. La obra de Castellanos es una ambiciosa pieza injustamente relegada a un plano secundario por la tradición crítica y Ospina trata de demostrar todo lo contrario en Las auroras de sangre.

A mi juicio lo consigue con creces. Castellanos fue un hombre de su época (qué poco me gusta esta expresión) porque muy joven se embarcó para las Indias, donde fue aventurero y soldado y terminó convirtiéndose al final de su vida en sacerdote y poeta. Pero sobre todo fue un gran observador y un hombre justo. En las Elegías celebra la valentía de los conquistadores españoles y sus hazañas, pero también ensalza los valores y el sacrificio de los indios. La posición de Castellanos en su obra trata de ser lo más neutral posible, algo impensable para la época, donde era habitual que los escritores (sobre todo los cronistas) endulzaran las virtudes de sus señores nobles. Además, como hombre que ha abandonado España a la temprana edad de diecisiete años para servir como soldado en las Indias, cuando escribe las Elegías, ya no es un «español»; tampoco es un criollo ni mucho menos un nativo. Pero sus experiencias vitales y el hecho de que nunca abandonara el continente americano le convierten en quizá el precursor de la tradición literaria colombiana, en el primer escritor no español que escribió en lengua castellana una obra literaria importante en el continente americano.

Ospina quiere hacer justicia y en Las auroras de sangre rescata al mundo una obra absurdamente infravalorada y a una figura tristemente ignorada. Toma pasajes de las Elegías que considera ejemplos de una refinada maestría lingüística o de una gran observación por los hechos y los detalles históricos, y es por eso que no es una lectura ligera o pasiva y requiere en gran medida de la atención del lector. En cualquier caso, el que haya disfrutado con la prosa de William Ospina alguna vez encontrará esta obra igualmente deliciosa. La recomiendo a todo el mundo, sin excepción: su valor principal reside en mi opinión no sólo en rescatar del olvido a Juan de Castellanos, sino en un aspecto menos visible: el del mestizaje de los valores humanos, el de la tolerancia y la justicia, el del amor de un extranjero por una tierra que lo acepta y que él finalmente sólo puede sentir y amar como propia al final de sus días.

También te puede interesar:

Anuncios

Publicado el 24 febrero, 2011 en Literatura colombiana, Ospina, William y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: