PELI: «Manhattan» (EE.UU., 1979)

«Manhattan» es para muchos la obra maestra de Woody Allen. Y yo no soy nadie para ponerlo en duda, en primer lugar porque no he visto todas sus películas como para poder comparar. A mi me parece «Manhattan» en muchos aspectos una especie de versión seria de «Annie Hall», principalmente por el peso tan importante que tiene la ciudad de Nueva York y en concreto Manhattan en las los películas, y también porque ambas tratan de los problemas y devenires de las relaciones sentimentales, «Manhattan» de una forma más profunda y seria y «Annie Hall», con el neurótico y cómico Alvy Singer, de forma más hilarante. Si tuviera que quedarme con una de las dos me decantaría por «Annie Hall» por la comicidad y los diálogos llenos de comparaciones absurdas de Alvy. Pero para gustos, los colores. Y además, no hace falta elegir una de las dos. Ambas son grandes películas.

En «Manhattan» me ha gustado mucho en el plano técnico. Todas las escenas están muy cuidadas, así como la luz y la ambientación que crea una sensación de intemporalidad clásica.

Está rodada en blanco y negro, como homenaje al cine clásico y otorga mucho protagonismo a la ciudad de Nueva York como si de un elemento básico de la historia se tratase. En este sentido, es una delicia para los ojos.

En cuanto al trabajo de los actores, todos me parece que hacen una interpretación solvente (tampoco excelente) de sus papeles salvo, curiosamente, el propio Allen, que se me antoja en algunas escenas algo sobreactuado, como que desafinase con sus muecas y gestos exagerados y típicos de él en una película con más contenido de drama que de comedia. Me refiero en concreto a aquella escena en la que le reprocha a su amigo Yale el que haya vuelto a salir con Mary (Diane Keaton) mientras él también estaba manteniendo una relación sentimental con ella.

Aunque si me paro a pensar un poco, el trabajo de Mariel Hemingway en el papel de la adolescente Tracy, si bien breve y sin muchas líneas de guión, me parece excelente. Tracy, de 17 años, está profunda y sinceramente enamorada de Isaac Davis (Woody Allen) de 42 años, quien no le presta mucha atención e incluso la ningunea en público. Ella le profesa ese amor sincero e incondicional propio de la pureza de la juventud, pero Isaac no es capaz de verlo y ni mucho menos valorarlo hasta que es demasiado tarde. Isaac es un guionista de televisión que ya carga a sus espaldas su segundo divorcio. Su última mujer lo ha abandonado por otra mujer y acaba de publicar una especie de libro de autoayuda en el que cuenta sin tapujos todos los problemas sentimentales y sexuales que tuvo con Isaac. Sin embargo, un día conoce a Mary (Diane Keaton), la amante de su mejor amigo Yale (Michael Murphy). Al principio a Isaac no le cae bien Mary, que es una periodista de gustos muy refinados, algo egocéntrica y con bastantes aires de superioridad. Todo lo contrario a Isaac, que se sabe un perdedor y no le interesa ni comprende por ejemplo el arte abstracto y ese sibaritismo. Pero un día que Yale cancela su cita con Mary, ésta llama a Isaac para pasar el día y terminan gustándose. Esto es el principio de algo con Mary y el final de su relación con Tracy.

«Manhattan» es una crítica al egoísmo, a la autocomplacencia, a la falsedad, a la hipocresía y a la incapacidad de ver lo autentico que hay en las cosas. Ninguno de los personajes principales está satisfecho con la vida que lleva, con el trabajo que tiene, con la pareja con la que comparte sus sentimientos, y realmente no tienen realmente motivos para estarlo. Yale está casado, pero tiene una relación extramatrimonial con Mary que está a punto de destruir el matrimonio. Isaac odia su trabajo y no está enamorado de Tracy. Mary es una insatisfecha compulsiva que nada le convence ni con nada se conforma. Y Tracy… Tracy representa la pureza de la sencillez, la sinceridad y la autenticidad, ese pequeño tesoro del que hemos sido conscientes cuando era tarde y hemos perdido sin remedio.

  • Valoración: 4 sobre 5.
  • Dificultad lingüística: muy alta (por sus diálogos frenéticos y cargados de dobles sentidos típicos de Woody Allen).

 

Anuncios

Publicado el 22 octubre, 2010 en Películas, películas estadounidenses y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: