SERIE: «Lost» (USA, 2004)

Bueno, ríos de tinta se han escrito sobre esta serie; existen innumerables páginas web creadas por miles de fans en todo el mundo; durante su emisión, las situaciones de los diversos capítulos eran comentados con furor entre los espectadores fanáticos; los capítulos y los subtítulos en los idiomas más diversos se colgaban en la red prácticamente al día siguiente de su emisión oficial en los Estados Unidos, ¡qué digo, horas después! Así que: ¡qué voy a decir yo que no se haya dicho antes! Pues en realidad, nada. Y principalmente porque no me considero un lostie, o sea un fanático de la serie, de esos que se memorizan hasta el guión de los extras.

De hecho, como nota significativa diré que antes del visionado definitivo y constante para no perderme en sus intrincados argumentos, había intentado en tres ocasiones ver la serie y siempre la había abandonado por aburrimiento, colgando la serie en el tercer capítulo. Así que ahora que la he visto en su totalidad me atrevo a dar mi opinión y valoración.

Lost me parece una buena serie y entiendo que haya llegado a volver locos a muchos espectadores. Pero antes me gustaría decir por qué en general le doy una puntuación de cuatro sobre cinco, o sea por qué afirmo que es buena. Principalmente porque es una serie original y porque en términos generales, a lo largo de sus largas 6 temporadas, está bien contada. La puesta en escena es espectacular, tiene muy buenos efectos especiales y se nota que no han escatimado en gastos. Bueno, el que no hayan escatimado en gastos no es uno de los motivos por los que opine que es una buena serie. Me refiero a que han sabido manejar todos los recursos de forma equilibrada.

Para empezar, los actores me parecen bastante solventes. Me gustaría destacar por orden de preferencia personal a Henry Ian Cusick en el papel de Desmond Hume (simplemente brillante), Harrold Perrineau (Michael Dawson, actor y personaje totalmente desaprovechados, en las primeras temporadas hace un trabajo más que notable),  Josh Holloway (Sawyer) con su estupenda voz, sobre todo en las tres primeras temporadas, pues en las posteriores pasa a tener un rol bastante menos importante, Naveen Andrews (Sayid Jarrah), para mí uno de los mejores actores que hay en el momento, Terry O’Quinn (John Locke) también en las primeras temporadas, Evangeline Lilly (Kate Austen) que muestra que es toda una pedazo de actriz (valga la redundancia) en todos los registros que los guionistas la obligan a meterse, Mattew Fox (Jack Shephard) por que desarrolla el papel más pesado, que no el más difícil, de forma notable (algo le falta para que llegue a ser brillante).

Lost destaca en la habilidad de mantener atrapado y perdido al espectador en el mismo modo que ocurre con los personajes, cuyo avión se ha estrellado en una isla llena de misterios y de intrigas. Va revelándonos con cuentagotas algunos de los secretos de la historia y de los mismos personajes. Este dosificar la revelación de los misterios y de las intrigas produce el efecto jonky, es decir, la irresistible necesidad de saber y descubrir más. Pero lo que sus guionistas suelen hacer es proponernos nuevos misterios sin cerrar los anteriores o cerrándolos parcialmente y creo humildemente que esa misma fórmula de atracción irresistible es la que al final de las 6 temporadas se vuelve en contra de la serie.

No soy tan ingenuo de creer que una película o serie o libro es bueno sólo si al final despejamos los secretos que inicialmente nublan la historia que nos están contando. Tampoco creo que una buena obra deba tener siempre un final cerrado con todos los cabos bien atados. Pero lo que ocurre con Lost es que el nivel de expectación es tal y el desenlace se ventila tan rápido que, repito, en mi humilde opinión, la sensación de decepción es inevitable. He leído críticas fervorosas a favor del final de la serie. Y lo mismo en contra. Mi opinión es de decepción por el final, pero que ver la serie merece la pena de todas formas.

Me quedo con escenas memorables y algunos de los flash-backs que cuentan la historia de los personajes, para mí, minihistorias excepcionales. Además, la diferente procedencia de los personajes y visualizar la serie en su versión original me ha ayudado a mejorar mi inglés y a conocer diversos acentos de este idioma, como el escocés de David Hume o el australiano de Claire o el británico de Charlie.

  • Valoración: 4 sobre 5.
  • Dificultad lingüística: media tirando a alta.

 


Anuncios

Publicado el 17 septiembre, 2010 en Series, series estadounidenses y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: