LIBRO: «Why I Write», George Orwell

why_i_write.large«Every line of serious work that I have written since 1936 has been written, directly or indirectly, against totalitarianism and for democratic Socialism, as I understand it.»

Lo primero que debo comentar sobre esta edición de Penguin Books de Why I Write es lo que muchos lectores observan una vez adquirido el libro: que no se trata de un ensayo (sino de cuatro) y que George Orwell no solo habla de los motivos que lo llevan a escribir, sino que esta recopilación de tres ensayos y un relato corto expone sus fundamentos políticos y económicos y el rechazo que siente por el lenguaje político. Sin embargo, una vez repuestos de la decepción o desorientación inicial, el libro merece la pena.

En el primer ensayo, que da título a la recopilación, Orwell hace un ejercicio de humildad e introspección sobre los motivos que le impulsan a escribir. A los seis años ya tiene claro que de mayor va a ser escritor y cuando comienza con sus primeros ejercicios literarios no nos oculta la decepción que siente de esos primeros intentos fallidos ni omite decirnos cómo se apoya en el estilo de los poetas clásicos rozando la imitación. Pero siente tal entusiasmo por la escritura y la literatura que con catorce años escribe su primera obra teatral rimada y con dieciséis descubre el placer que surge del sonido y la asociación de algunas palabras que aparecen en los clásicos.

Según Orwell, la actitud emocional y la temática en la que se centra la preocupación de un escritor están influenciadas por la época que le toca vivir. Además, en todo escritor subyacen siempre uno o varios de los siguientes cuatro motivos: puro egoísmo, entusiasmo estético, impulso histórico e intenciones políticas. Es obvio que para George Orwell prevalece el último sobre todos los demás:

«What I have most wanted to do throughout the past ten years is to make political writing into an art. My starting point is always a feeling of partisanship, a sense of injustice. When I sit down to write a book, I do not say to myself, “I am going to produce a work of art”. I write it because there is some lie that I want to expose, some fact to whicht I want to draw attention, and my initial concern is to get a hearing. But I could not do the work of writing a book, or even a long magazine article, if it were not also an aesthetic experience.»

El segundo ensayo, titulado The Lion and the Unicorn: Socialism and the English Genius es una excelente exposición de la mentalidad inglesa de la época y una dura crítica a la clase política y al sistema económico de su país. Escrito en 1940, cuando Alemania es una amenaza seria e inminente para Gran Bretaña, describe la situación actual como insostenible gracias a un gobierno totalmente inefectivo, «a family with the wrong members in control» y afirma que en todas las sociedades los ciudadanos corrientes deben vivir hasta cierto punto en contra del orden establecido. Esto choca frontalmente con la actitud inconsciente y a la antigua de los británicos, insensibles y puerilmente optimistas incluso en los momentos más peligrosos de la guerra.

«England is the most class-ridden country under the sun. It is the land of snobbery and privilege, ruled largely by the old and silly.»

La siguiente afirmación puede aplicarse a la situación política actual de muchos países: «One of the dominant facts in English life during the past three quarters of a century has been the decay of ability in the ruling class.» Orwell propone como solución el socialismo democrático cuando afirma con rotundidad: «what this war has demonstrated is that private capitalism does not work». El gobierno debe intervenir en la economía y planificar una producción que se ajuste a las necesidades de la población, sin excedentes ni carencias. Todo ciudadano es empleado del estado, los sueldos son igual para todos y como el estado ocupa a todos los ciudadanos el desempleo no existe (teoría algo simplista, a mi entender). Sin embargo, Orwell no afirma que el socialismo es un sistema más eficaz que el capitalismo, sino que el primero resuelve al menos los problemas del consumo y la producción, pues a menudo una economía capitalista no puede consumir todo lo que produce. En tiempos de guerra, el sistema capitalista tampoco suele cubrir toda la demanda a menos que se encuentre la manera de encontrar beneficios en ello (todo es negocio, todo ha de ser lucrativo). Por lo tanto, el sistema económico socialista, mediante la planificación y la intervención en las necesidades del pueblo resulta más eficaz en el sentido de que ajusta mejor la producción a las necesidades.

¿Pero qué es entonces el fascismo?, se pregunta Orwell a continuación.

Fascism, at any rate the German version, is a form of capitalism tha borrows from Socialism just such features as will make it efficient for war purposes. Internally, Germany  has a good deal in common with a Socialist state. Ownership has never been abolished , there are still capitalists and workers, and – this is the important point, and the real reason why rich men all over the world tend to sympathize with Fascism. (…) But at the same time the State, which is simply the Nazi Party, is in control of everything. (…) Everyone is in effect a State employee.

La tercera parte, The Hanging, es un pequeño relato verídico, según el autor, que narra el ahorcamiento de un preso hindú en Burma. El relato es una reflexión sobre la muerte y la indiferencia ante ésta.

Y la última parte, Politics and the English Language, es un inteligente e interesantísimo análisis del inadecuado y falso uso de la lengua inglesa en temas políticos. El autor proporciona cinco ejemplos de mala utilización del inglés que considera representativos. El resultado es que el lenguaje político se caracteriza por su tendencia a la inconcreción, a defender argumentos indefendibles y a atenuar la gravedad de las cosas: cuando pueblos indefensos son bombardeados desde el aire el político lo llama pacificación; cuando millones de personas que lo han perdido todo por las incursiones enemigas y se ven obligadas a huir de la zona de conflicto con lo puesto el político lo denomina por ejemplo rectificación de fronteras; cuando alguien hecho prisionero y retenido por tiempo indefinido sin un juicio justo con un tiro en la nuca el político lo define como eliminación de elementos poco fiables, etc. Y como podemos comprobar, este problema sigue presente hoy en día en la clase política de cualquier país.

Este pequeño libro de tan solo 120 páginas es realmente interesante y actual. Lo recomiendo especialmente a aquellos interesados en política o que simplemente quieren leer un ensayo bien estructurado con ideas claras y exposición sencilla, sorprendentemente más en vigor de lo que uno se pueda imaginar en un principio.

Dificultad lingüística: media tirando a alta. Media porque en general no es un texto que se pueda caracterizar por una gran dificultad, pero en ocasiones algunos pasajes algo más sesudos harán necesario el uso de un diccionario en inglés y algo de paciencia para no pasar de página sin haber entendido perfectamente lo que el autor quería decir.

Anuncios

Publicado el 18 noviembre, 2009 en Literatura inglesa, Orwell, George y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: