LIBRO: «What I Talk About When I Talk About Running», Haruki Murakami

Haruki MurakamiCuando escuché por primera vez que el nombre de Haruki Murakami se estaba considerando para el siguiente Premio Nobel me llevé las manos a la cabeza de total asombro. Eso fue hace algunos años, creo que en 2003. En aquella época hacía solo tres años que había leído Tokyo Blues cuya historia todavía palpitaba en mi memoria. Aunque era un acérrimo fan de Murakami no me podía creer que él fuera uno de los candidatos a semejante premio y que optaba, de darse el caso, a formar parte del elenco de escritores tales como Kenzaburo Oe, Yasunari Kawabata, por citar a los dos únicos escritores japoneses galardonados hasta la fecha, o a codearse con Günter Grass, Octavio Paz, Samuel Beckett o Luigi Pirandello, por nombrar unos cuantos gigantes de la literatura universal. No, Haruki Murakami, por mucho que me gusten sus novelas (sobre todo las primeras, como Hard-Boiled Wonderland and the End of the World, Dance, Dance Dance, La caza del carnero salvaje) no está a la altura de ninguno de los escritores mencionados arriba. Haruki Murakami es un buen escritor, pero no un gran escritor. Comparado con estos grandes nombres su alcance literario es corto, destinado más bien a satisfacer a lectores nostálgicos, solitarios y amantes de la música jazz. Uno no cierra sus libros por lo general sabiendo algo más sobre la condición humana.

Es extraño verme diciendo estas cosas sobre uno de mis autores favoritos, pero después de leer After Dark y What I Talk About When I Talk About Running me pregunto: ¿Qué le está pasando a Haruki Murakami? Ambas obras saben a poco y parecen escritas sin un fin concreto o pobremente elaborado. En el primer título, como dije en este comentario, me resulta insípido y repetitivo; la única novedad palpable a mi juicio es Takahashi, el personaje masculino que para más inri tiene cierto toque “a lo Midori”, ese tipo de personajes extravagantes que pueblan la mayoría de las novelas de Murakami. Y en este segundo título, What I Talk About When I Talk About Running, criticado con mucha dureza en el New York Times, nos encontramos con unas confesiones (memorias, dice la portada del libro) sobre la relación tan cercana que hay para Murakami entre correr y escribir. A mi modo de ver el resultado no son unas memorias, sino tan solo un intento o un boceto sobre el género, pues aunque el escritor japonés lleve corriendo y escribiendo más de 20 años, el libro solo se centra en el periodo que abarca agosto de 2005 hasta agosto de 2007, haciendo alguna que otra digresión temporal para narrar experiencias específicas en las diferentes competiciones en las que ha tomado parte.

En 1982, cuando Murakami tiene 33 años y empieza a tener éxito con sus primeros libros, decide salir a correr con el objetivo de contrarrestar los efectos nocivos del sedentarismo propios del oficio de escritor, descubriendo enseguida que esta actividad se asemeja mucho al proceso de escritura de una novela. Deja así de fumar sus habituales 60 cigarrillos al día y se impone una disciplina cuasi militar según la cual sale a correr seis días a la semana, interrumpida únicamente y de manera ocasional por motivos de trabajo o climatológicos. Desde entonces, Murakami ha corrido más de 20 maratones, incluida en 1996 una supermaratón de 99 km y varios triatlones. Según el autor, tanto para correr como para escribir es necesario disponer de tres facultades: talento, concentración y resistencia.

Es admirable la tenacidad y la voluntad de Murakami por superarse constantemente. Superar los tiempos y las prestaciones y entender el rendimiento de su cuerpo. Él mismo llega a decir que mejorar la forma física pasa por ser algo cercano a una obsesión, del tipo que le embarga cuando escribe una novela. El afán de superación que traspira a través de las páginas del libro es encomiable e incluso puede llegar a ser una inspiración para que uno se ponga una deportivas, un chándal y salga a la calle a correr con el fin de sentir también las pulsaciones en las sienes y el viento fresco y revitalizador en la cara.

Pero he dicho que no me parece que este libro esté bien ejecutado y ello es así porque por un lado su prosa (nunca sabré con certeza si es culpa del traductor o del mismo Murakami) es sencilla, por no decir infantil a veces. El mismo crítico del New York Times lo resalta junto con varios ejemplos. Por otro lado, la estructura: parece una pequeña recopilación de recuerdos sobre las carreras más significativas en las que ha participado y extractos de su diario de entrenamiento. De los más de 20 años que Murakami corre a nivel semiprofesional solo se nos cuentan momentos determinados: la primera maratón, la supermaratón, la aventura de realizar el trayecto original de esta mítica carrera desde Atenas hasta la ciudad de Marathón, un proyecto patrocinado por una revista para la que se comprometió a escribir un artículo sobre dicha experiencia y que reproduce en parte en What I Talk About When I Talk About Running.

Como digo, el libro puede ser un aliciente para empezar a correr y llevar una vida algo más sana. Pero si la idea es conocer algo más del autor, la sensación que me llevo es que Murakami es una persona muy disciplinada para quien lo más importante en el mundo es él mismo. Estamos ante un libro que se autoincluye en el género de las memorias o las autobiografías y por tanto no nos tendría que sorprender que, desde la primera hasta la última página, narre la vida o las experiencias del autor que lo suscribe. Sin embargo, a lo largo de las páginas, las reflexiones vitales me hacen pensar de Murakami no solo como una persona aplicada y organizada, sino también como una persona excesivamente centrada en sí misma, quizá demasiado. Por ejemplo, apenas menciona a su mujer, pero sí describe a las jóvenes corredoras americanas que lo adelantan mientras se prepara para la maratón de Nueva York o a la mujer japonesa con quien se cruza habitualmente cuando entrena en un parque de Tokio. Incluso el uso de la primera persona en la narración parece tener un tono excluyente, como si nada más existiera.

What I Talk About When I Talk About Running es de todas formas un libro sencillo y posiblemente inspirador para algunas personas que necesitan ese empuje que las lleve hacia una vida más sana, pero para mí, seguidor de todo lo que escribe, y quizá precisamente por eso (¿no dicen que los admiradores son los más exigentes con sus ídolos?) se queda en un ejercicio a medias.

Dificultad lingüística: baja tirando a media. Leer a Murakami en inglés puede ser una buena estrategia para perfeccionar el idioma. El escritor japonés no emplea construcciones sintácticas complicadas y el léxico suele ser convencional, con ausencia de vocablos técnicos o de difícil comprensión.

Relacionado:

Anuncios

Publicado el 28 octubre, 2009 en Literatura japonesa, Murakami, Haruki y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Hola, Daniel,
    Felicidades por la recensión del libro. Tan sólo una pregunta, ¿sabe si existe una edición en castellano de este libro de Murakami o si se proyecta traducir al castellano próximamente?
    Gracias

    PD: De Murakami, se suele traducir todo lo que escribe, ¿verdad?

    • Hola polichinela.

      En primer lugar, gracias por tu comentario. La verdad es que antes de hacer visible el comentario de este libro de Murakami estuve mirando en las páginas de Casa del libro, Amazon y varias otras, pero no encontré ninguna traducción. Sin embargo, es muy probable que termine traduciéndose. Al no ser una novela, sino de un libro atípico, cuento con que la traducción al español tarde en llegar. De todas formas, puedes ponerte en contacto con la editorial Tusquets (la que habitualmente publica a Murakami en España), por si ellos te pueden solventar la duda.

      Un saludo,
      Daniel

  1. Pingback: «After Dark», Haruki Murakami « Diario de lecturas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: